El remodelado de adaptación

El remodelado de adaptación  es el concepto capaz de devolver al ser humano su libertad  auténtica,  pues  sólo  la  verdad  hace  que  el  hombre  sea  libre.  No  sólo  es necesario recordar que ha sido remodelado, sino recordar que en origen fue un alma pura,  inmortal,  concebida  inmaculadamente,  no  del  polvo  ni  de  la  nada,  sino engendrado  de  la  última  gota  del  amor  abrasador  del  Padre  del  puro  amor.  De este  modo,  la  comprensión  del  remodelado  se  contrapone  absolutamente  a  la  idea farisaica fatal del pecado original. 

El hombre ha olvidado su condición como divinidad potencial. Con el remodelado de adaptación  además  olvidó  a  sus  Padres  Celestiales.  Este  olvido  provoca  el sentimiento  de  orfandad  que  impera  en  el  mundo.  El  deber  de  los  ungidos  es desenmascarar la cocina de Lucifer y su maldita cirugía de 180  operaciones  etéricas.

 

El  remodelado  de  adaptación  extrajo  el  15%  de  los  compuestos divinos.  Pero  sólo  afectó  al  ser  humano  superficialmente  pues  en  él  todavía  se conserva la plenitud del potencial divino. El segundo remodelado, llevado a cabo en los  platillos  volantes  (OVNI),  ya  extrae  hasta  el  70%  de  las partículas y provoca que el hombre deje de ser hombre y pase a ser un reptiloide, un humanoide.

El ser humano ha de luchar no sólo para no perder sus compuestos  divinos, sino también para no perder los humanos. Los humanoides quieren robar los compuestos humanos,  no  se  conforman  sólo  con  los  divinos, quieren  aniquilar  así  la  misma  voz de la conciencia del hombre y dominar como consecuencia a toda la Tierra.

Una de las prácticas más importantes que llevaban a cabo los cátaros para vencer el remodelado  de  adaptación  era  la  llamada  endura.  La  endura  se  define  como  el camino a través del cual el alma rompe  con todos los lazos de este mundo, sella  en  su  interior  los  castillos  elohímicos,  se  despega  de  los  imanes  terrenales, rechaza  los  programas  fatales  y  zodiacales  insertados  durante  el  remodelado, destruye  en  su  interior  el  mal  en  todas  sus  formas,  etc.   

La  endura  conduce  a  la victoria  sobre  el  espíritu  de  este  mundo.  La  endura  está  destinada  a  vencer  al mismísimo  Maligno  en  lo  interior,  y  sólo  cuando  se  vence  en  lo  interior,  lo  exterior puede  cambiar  y  prenderse  con  el  fuego  del  amor.  Una  sola  persona  que  realice  la endura  y  venza  puede  convertirse  en  un  candil  que  alumbrará  al  mundo entero.

Juan de San Grial es el maestro de la victoria sobre el remodelado de adaptación, él posee las llaves para recorrer el camino de la endura.  Padre  Juan  aspira  a  la  divinización  de  millones  de  habitantes terrenales,  su  misión  como  enviado  de  AMDH  es  devolver  a  la  humanidad  a  sus Padres  originales  liberándola  por  fin  del  orfanato  tridimensional  y  recuperando  de este modo para cada alma la imagen del teoniño. Él es el faro que alumbra en la  Tierra  para  que  las  almas  no  se  pierdan  por  los  caminos  falsos  que  llevan  a laberintos sin salida. Él acompaña de la mano a cada uno de sus hijos hasta llegar al único y último destino del cual es digno el hombre: el matrimonio con la Divinidad, la  unión  en  un  todo  inseparable.  El  bienaventurado  Juan  alberga  en  su  corazón  la plenitud  de  Minné  y  la  derrama  en  ríos  transmundiales  por  cada  rincón  de  la Tierra.