QUIÉNES SOMOS

QUIÉNES SOMOS

¿QUIÉNES SON LOS CÁTAROS?

 

Ser cátaro no tiene nada que ver con las diferentes confesiones religiosas. Es un modo de vida, una forma de ser y una forma de convivir con los prójimos. Por esto nuestros fines son investigar y aclarar la auténtica historia, cultura y espiritualidad del catarismo y darlo a conocer como el origen y la base de la cultura europea en general. El catarismo se extiende a todas las esferas de la vida.  Muchos consideran hoy que el mundo necesita urgentemente  la proximidad de una sociedad pacífica. En cada hombre vive la aspiración a una vida mejor con una armonía absoluta, un mundo donde haya bondad y amor incondicional. Y el hombre tiene derecho a este deseo y más todavía, tiene derecho a realizarlo.

Tenemos la gran convicción de que el ser humano puede realmente vivir de una forma plena en los valores de fraternidad, igualdad,libertad, amor, paz….

El catarismo siempre estuvo y no murió, está aquí y ahora, y es capaz de regresar y llenar el mundo con la bondad, la pureza y el amor. Los cátaros no se acabaron con la quema de los Perfectos en Montsegur, es más el catarismo nunca terminó, sino que permaneció impreso y esperando a su renacimiento en los corazones de la buena gente.

Los cátaros fueron llamados en su época los bonshommes (los Buenos hombres) que en verdad eran hermanos de espíritu de los indígenas americanos, de la civilización Egipcia, de los teogamitas eslavos y bogomilos y de todos aquellos pueblos que convivieron según las leyes y estatutos del universo en perfecta paz y armonía.

Hoy en día se continúa lo que en su día fue condenado a muerte, hace setecientos años, pero que no murió, sino que transcendió a las imágenes de la espiritualidad, la democracia, la cultura, la personalidad europea. Continúan las tradiciones de la sociedad del puro amor y se transmiten a todos los ámbitos del ser humano. La recuperación de éstos tesoros es necesaria para conseguir realmente que la humanidad cambie y avance hacia un mundo mejor, un mundo en el que la esencia bondadosa del ser humano se desarrolle y brille en todos los rincones de la Tierra.