Libros

Como música celeste, los versos contenidos en este libro transportan el alma a los mundos empíreos en donde solo a través del corazón del ungido se puede entrar. En el mundo actual en donde la estética por la estética prima, aún estando vacía de contenido, la poesía de Juan de San Grial es una reflexión profunda sobre los temas más actuales, es el ojo sobrio que muestra cada cosa como realmente es, sin los aditamientos ni adornos superfluos que nos muestran una realidad distorsionada. Es una visión del hombre y de lo que acontece con el ojo de la divinidad. Pero en contra de lo que pudiera parecer, es una visión absolutamente exenta de dramatismo. Para el corazón buscador de la verdad y sensible, es la entrada en una nueva civilización, en una nueva forma de vida. En definitiva, es el nacimiento de un nuevo hombre que manifiesta su divinidad.

 

Con la lectura de este libro, al Alma se le revelan los misterios más recónditos del ser.

Se le muestra el maravilloso potencial de Amor y Bondad que alberga el interior de todo ser humano. Y no solamente eso, sino que con el gran anhelo cordial del Poeta, este potencial se despierta, los rostros se iluminan, el enamoramiento virginal se realiza y la unión perfecta tiene cabida.

 

Este libro presenta claves absolutamente nuevas de las civilizaciones antiguas de Atlántida e Hiperbórea, así como la enseñanza de los cátaros y teogamitas eslavos. El enfoque universal y profundamente espiritual del autor da una explicación íntegra y realmente maravillosa.

No existe valor mayor que el hombre. Por amor a él, el Padre envió a Cristo al mundo para la divinización de la humanidad. Divinaméntum es el misterio de divinización del hombre, es el paso del hombre al teohombre, es la ascensión por la escalera más sublime que conduce a los cielos más altos.

Por eso, actualmente, los cátaros rebosan de voluntad de unir a la Divinidad con el hombre, para devolver al hombre su eterno estatus teoantropológico: el teohombre.  Divinaméntum explica de manera magistral cuáles son las llaves de la práctica cátara como verdadero camino de vida.

La abundante gracia Divina

   El alma, obsequiada generosamente en los cielos (hasta el grado de “mas y más”, “estoy saciada, no puedo más”) y habiendo recibido la gracia Divina en abundancia, desea compartirla.

Sus 144 depósitos interiores no son más que la gracia Divina recogida durante las horas benditas de las peregrinaciones e iluminaciones celestiales. Al contemplar a Nuestro Altísimo se acumula el superpotencial del pleroma. El Altísimo dona al hombre lo que éste no alcanza; luego, la plenitud de Sí Mismo; y al fin, superior a Sí. Ya que en el acto de la creación, la Divinidad se supera a Sí Misma y diviniza al hombre, elevándolo al escalón más alto. Entonces, llena de abundante gracia Divina, más allá incluso de la posibilidad de la manifestación celestial, el alma desea compartirla.

   Y cuando el corazón está extasiado, el alma, superándose a sí misma, exclama en los cielos: “¡Tengo sed!”. El exceso de gracia Divina tiene que ser irradiado desde la cruz. Por eso, el alma sedienta desciende a la tierra para que a través de los desiertos mundiales de soledad y abandono se manifieste el potencial divino, que no puede hacerlo en los cielos.

 

María Magdalena, la santa y la maestra sabia del Santo Grial, a quien Cristo entregó su tesoro de los tesoros – la sangre mírrica-, difundía la atmósfera de la adoración. Ella conmovió a toda la humanidad con Su amor a Cristo.

“Amad a Cristo con todo vuestro ser. Adoradle como yo le adoro. Con esto es suficiente y todo lo demás se abrirá ante vosotros.” Esto es lo que enseñaba María Magdalena.

En el albor de la nueva humanidad, la humanidad Solar Seráfica, se revela la Sabiduría Divina.

Es inmenso el potencial de adoración del hombre. Es feliz, bienaventurado, absolutamente dichoso aquel que tiene liberado el potencial divino del supremo amor.

La adoración determina todo el ritmo de la existencia del hombre. Es divinizado aquel que se ha  transformado en el recipiente inmaculado de la Sabiduría y es capaz de adorar a su prójimo.

María Magdalena, la Madre de la Civilización venidera, la Madre del Reino del Puro amor en la tierra, nos enseña el camino hacia   destino del alma: la divinización a través de la adoración al Cristo del Supremo Amor.

Este no es un Evangelio apócrifo. Este, es un Nuevo Evangelio Solar.

 

Este libro es la esencia del tesoro de la sabiduría cátara que se presenta en el idioma del corazón, desde la comprensión arquetípica, y distingue infaliblemente la última verdad.
En el centro de la sabiduría cátara está el hombre solar tal como tiene que llegar a ser, ascendiendo por la escalera multigradual de la perfección, y tal como lo ve el Padre adorante en la perspectiva eviterna.

 

 Juan de San Grial restaura de manera perfecta la imagen del gran profeta, teovidente y mesías del antiguo Israel: el legendario Rey Salomón, a quien la misma Sabiduría Divina llamaba Su amado, el segundo Melquisedec, Cristo antes de Cristo. Y siguiéndole, entramos bajo las bóvedas del templo místico de Salomón, el primer Templo universal de la paz en la historia de la civilización, el molde auténtico de los templos eternos de Sabiduría y del templo interior del hombre.

El Rey Salomón es la plenitud de todos los dones y valores superiores de la huamnidad: La divinidad encarnada, el mesías, el vidente, el curador, el rey, el primer sacerdote; el escritor genial, el bardo inspirado, el anciano sabio y el primer vidente del Padre del puro amor en la Tierra. Es ridículo pensar que hasta el siglo IV, la Madre Divina permanecía callada, como exponían las crónicas romano-bizantinas. María no apareció en este último periodo de 6000 años po primera vez ni en el siglo I, ni IV, ni V, ni después del nacimiento de Cristo, sino nueve siglos antes de Cristo, en el gobierno del Rey Salomón. Se reveló a aquel que no podía imaginar nada sobre Su existencia, sobre Su misión, sobre Su divinidad y sobre Su amor.

 

Este libro divino e inspirador contiene un tesoro maravilloso, capaz de perdurar en la eternidad. Cada una de sus páginas despierta un  [noche de las beatitudes] suspiro, un alivio, una sonrisa, una lágrima de alegría y un rayo de sol ardiente en el corazón, que nutre nuestra alma y apacigua al ser inmortal interior.
Una poesía elegante y graciosa a la vez, magnífica y sonora, hija de la profunda meditación y gran compasión del autor, quien vive entre dos mundos: el cielo y la Tierra, en una esfera muy especial, como ungido que ha venido a ayudar a toda la humanidad. Sus versos reveladores transmiten el amor Minné, el amor superante y superior, que fue conocido en las civilizaciones inmaculadas de Hiperbórea, Atlántida, Arcadia… Son una melodía que nos acuna, nos sosiega y nos alegra, fruto del gran corazón de Juan de San Grial, a través del cual quiere revelar al mundo el AMOR bondadosísimo de la Madre Divina, la teoengendradora eterna que nos ofrece su amparo incondicional, estando siempre a nuestro lado y deseando ver felices nuestros rostros.
Almas buenas de la Tierra: artistas, ingenieros, agricultores, maestros, barrenderos… habitantes de las ciudades y de las aldeas escondidas, a todos vosotros, Juan de San Grial nos quiere ayudar a recuperar la auténtica LIBERTAD y a vivir según la perfecta BONDAD. Su anhelo fervoroso por cambiar este mundo mentiroso y reafirmar la nueva Edad de Oro, inspira a seguir sus pasos y a vivir únicamente con la fuerza del AMOR.
Juan de San Grial es poeta de la ternura en estado puro derramada, hecha de esencia mínnica relicaria que brota de su corazón atravesado. La perspectiva del amor que nos presenta es muy alta y él colmado de este mismo amor que derrama se hace padre fiel hasta lo último.
Los versos del autor son como música de un nuevo tiempo, se erigen como los pilares arquetípicos del bien victorioso para una nueva humanidad. Despierta como trompeta que resuena la memoria de nuestra auténtica patria celestial y de nuestros padres de amor. Calma y sosiega a los huérfanos de la tierra a pesar de sus circunstancias personales.
Esta poesía es la poesía de la recuperación, de la restauración de nuestros destinos luminosos, de lo que todos en el fondo a través de la voz de la conciencia profunda sabemos que constituye la base de nuestro destino como hijos amados, destino dado por una providencia bondadosa y revelada hoy por Juan de San Grial como Sofía Pronoia.
El autor como mensajero, minnesinger y trovador de los guardianes de las esferas protectoras de la humanidad, como atalante invencible por el mal, libera por fin con el cetro de su poesía al homo sapiens de su angustia mortal insoportable, y lo guía por el camino hacia la teohumanidad solar victoriosa.
La sabiduría divina de estas fragantes páginas nos conduce a un mundo luminoso, a través de un sendero bondadoso.

La poesía es marginal,

lo mejor se escribe de manera maquinal,

y lo demás es solamente una maquinación verbal.

La poesía nace en las fuentes del Santo Grial,

es hija del Padre triunfal,

prometida del Novio excepcional,

a los ajenos inalcanzable y desconocida,

de un castillo mudo extraída.

Habla hoy en día de mañana indiferente a lo perecedero,

que se apaga.

Para un amor sublime predestinada,

las mejores líneas se componen en tálamos de desposada.

Salen en la noche a viajes ilimitados las almas conscientes de dos mundos a la par,

aún más

estrechamente unos a otros entrelazados,

se encuentran en Hiperbórea,

detrás del círculo polar.

 

Nada más lejos de esto. Sólo somos conscientes de la interpretación que nos han querido “vender”, incluso de nosotros mismos. Y esta imagen desvirtuada y manipulada, la vemos como una realidad. Vivimos en un mundo donde rige la usurpación y la mentira, donde la verdad no tiene cabida. Esto no sólo se aplica al hombre de la actualidad, sino que ha sucedido siempre a lo largo de la historia.

El hombre está desconectado, dormido, hipnotizado y olvidado. ¿Qué ha pasado? ¿Quiénes son los responsables?

   El Ungido cátaro y autor de este libro, Juan de San Grial, tras una gran cantidad de artículos y seminarios impartidos por él, entre agosto de 2007 y mayo de 2008 en España, quiso recopilar estos materiales en un único libro. Este fue su deseo, tras pasar profundamente por estos temas. Por fín se imprimió en Rusia en abril del 2009. Ahora traducido y corregido, se presenta en español, esperando según el autor, el verdadero despertar espiritual de la España que él tanto ama.

   Juan de San Grial, es un infatigable trabajador del Amor. El supremo apóstol, del amor que no existe ni en el cielo, ni en la tierra. Este amor que ha sido perseguido durante más de 3.500 años. Sus libros ya superan los 400, muchos de ellos ya han sido traducidos al español y a otros diversos idiomas. Entre sus últimas publicaciones en español se encuentra el libro de “Los Inmortales” y “La Rosa de los Serafitas”. Así también “Los Auténticos Rostros de la Historia”

   La oscuridad desaparece con la luz, y la mentira con la verdad. Todo lo que es mentira cae, pues no puede sostenerse.

   El autor denuncia y desenmascara en este libro, todas las quimeras romanas, los falsos santos y doctores de la iglesia. Estos “agentes” de doble moral, que viven en la mentira y obedecen al príncipe de la mentira. Estos, que son los responsables de tener los cielos cerrados al hombre. Las estrategias de usurpación de la divinidad de los auténticos santos y la apropiación de sus méritos.

   Juan de San Grial habla y eleva, en el éter trasmundial, ofreciendo un verdadero sacerdocio, a los auténticos santos y mártires del puro amor, los que han entregado la última gota. Estos, que han sido olvidados, calumniados y vejados, son ahora lavados en las pilas blancas, revestidos de las túnicas solares y elevados a las jerarquías ardientes del Puro Amor.

   El arquetipo de la Santa Rusia, fue llevado por Andrés, el primer llamado, portando éste el Grial y junto a la Madre de Dios. Este arquetipo consistía en ver el sol en el prójimo. La divinidad. Teniendo la comprensión, a modo de tesoro, de la concepción inmaculada, la inmaculadez original.

   Hoy en día parece que no ha quedado nada de estos discípulos de Andrés, que todo se ha perdido. Pero a lo largo de la historia y ahora visto a través del corazón del ungido, se pone de manifiesto que siempre han existido. Que su historia ha sido siempre borrada y corregida a la visión del príncipe de este mundo. Usurpándoles la divinidad y apropiándose de sus méritos.

   El autor habla ahora de estos santos y mártires Teogamitas, con una visión pura desde la pantalla blanca del Grial. Santos y mártires verdaderos como Stefán Timoféyevich Razin o como la boyarda Morózova. La verdadera historia sobre María Yudina su sacerdocio real sobre Stalin.

   Juan de San Grial anuncia que Cristo, del segundo advenimiento, y la Madre de Dios traen un don maravilloso, que resucitará y dará la vida infalible por completo, esto es, la inmaculadez original y ésta será entregada en el seno de la gran iglesia del amor.

 

La tesorería cátara abre misterios a su escogido

  El catarismo es una de las páginas más enigmáticas en la historia de la humanidad.  Cataluña fue una de las cunas del catarismo. Precisamente en Cataluña vivieron los últimos Perfectos, la presencia de los cuales creaba la atmósfera de la inefable

bondad y del servicio mutuo en el amor. Guilhem Belibaste, el último Perfecto. Quemado por los inquisidores, predijo en el 1321 que al pasar 700 años el laurel reverdecerá.

  Las crónicas medievales tienen testimonios documentales de las hazañas de centenas de miles de mártires, que entraron de buen grado en el fuego inquisitorial con las palabras: “Dios es amor”. Existen muchas interpretaciónes de estos hechos, poco explicables racionalmente.

  El escritor ampliamente conocido en el mundo, el místico Juan de San Grial (Y.Bereslavskiy), autor de más de 380 libros, ha hecho una tentativa audaz de interpretar espiritualmente el movimento cátaro y su influencia en la historia de Cataluña, prestando una atención especial en sus facetas escondidas.

  En su libro “Catarismo XXI”, estudió el tema profundamente y vio en un escorzo inesperado las causas espirituales del martirio mundial de los “bons homes”. Según su opinión, los cátaros han hecho la hazaña secreta del amor para que se pudiera revelar a la humanidad la verdadera imagen del Padre Celestial.

  “Intenté, con la ayuda de medios celestiales, leer los pergaminos fragantes cátaros. Penetré en el arcano de lo más secreto de los Cátaros. Quise presentarlos al mundo, no como aparecen en las imaginaciones deformadas terriblemente por los inquisidores que les odiaban (y fueron odiados), en las cronicas históricas y de más invenciones imparciales”- aclara el autor.

  Juan de San Grial devociona a la gran hazaña de los cátaros de Cataluña, y su mirada lúcida y optimista justifica los destinos de ellos. El dice: “De hecho, hoy en día no ha quedado nada de los Cátaros. Parece que tampoco hay ningún Cátaro. Pero yo lo diría así: no ha quedado nada en el mundo, aparte del catarismo”.

  Aturde la visión única de Juan de San Grial a la historia, a la cultura y al futuro de Cataluña en la perspectiva. Desde su, los catalanes se modelan por el espíritu luminoso de la bondad no terrenal de los Perfectos. Se Descubrirán las riquezas espirituales incontables, puestas por los Cátaros en el mismo arquetipo de nuestra nación, y Cataluña será el epicentro de los eventos mundiales, como el país más democrático, la fuente inagotable de la paz, del amor, de la bondad y de la Perfección.

  Tomando en consideracion el interés que crece en el mundo hacia la espiritualidad de los Cátaros y el Cáliz del Santo Grial, la editorial “World Affairs” (Barcelona) presenta al lector el libro de Y.Bereslavskiy “Catarismo XXI”

Páginas