Mozart Conciertos para piano n.º 15 y n.º 21

Juan de San Grial

Del libro poético “Al-lat”

 

La luz del cielo se abre paso en la estancia matinal.

Los interlocutores se llenan de claridad celestial.

No son personas vulgares, sino providenciales.

   Brota su conversación del Grial y sus castillos musicales

Servid las mesas con golosinas del cielo.

Atended las melodías benéficas del Buen Univérsum.

El Andante mozartiano del Vigésimo Primer Concierto

Trae a los terrestres el confortante consolaméntum.

A la música de Mozart la podemos llamar embalsamiento musical. El Concierto n.º 21 contiene notas pasionales, dolor, disonancias enfatizadas... Pero al mismo tiempo, trae un gran consolaméntum, la beatitud de Minné, que el genio conoció como nunca. Cada nota está copiada de los altísimos mundos bondadosos. La tercera parte (Allegro vivace) es una apoteosis de alegría.

En el adagio extraordinario del Concierto n.º 15, la genialidad arquetípica de Mozart alcanza alturas vertiginosas. ¡Qué canto de cisne más grandioso, el del Santo Grial!
La música es la lengua del Univérsum. El mundo pasará, pero la música será para el ser humano como la vocación espiritual más alta.

Juan de San Grial

Concierto n.º 15

1. Allegro …........…………....……….. 12:54

2. Andante .…….........…….…...…… 08:59

3. Finale ......…...…………..…..…...… 10:33

 

Concierto n.º 21

1. Allegro maestoso ……………........ 16:39

2. Andante ……….……….....………... 12:23

3. Finale ..........................…………… 09:37

 

Juan de San Grial y Bratislav Biéltsev – dúo a 4 manos, piano Blüthner 230