Las perlas de la bondad cátara

No hay nada además del Supremo Amor.

Lo demás es transitorio y se borra.

Lo demás no se sabe qué cariz toma.

Y Minné es un sol, aunque tenga el tamaño

de una diminuta vela.

Se ha encendido y no se apaga, por muy lejos que el prójimo estuviera,

por donde sea que lo lleve la barca en alta mar:

desde una ventisca con montones de nieve a un arco triunfal.

Minné! Con ella se revelan los Zoroastros y Manis.

No hay nadie más bueno y hermoso que la Virgen Madre.

Su nombre es incomparable con nada: apacigua regiamente.

Minné es lo que le falta al hombre divino desesperadamente.

Una vela se encendió en el corazón:

¡adios, oscuridad sin éxito! 

A sustituir las dudas, vino

el Consolador Consolaméntum.

“¡Una gran persona, músico, filósofo de la vida, preocupado por los demás y un hombre santo!

Ha sido un honor conocerlo. Nunca olvidaré su amistad hacia mí y el pueblo armenio.”

Armen Antonian

Interpretación solo de Juan de San Grial (piano)

Schubert, Ave María ......................................... 06:55
Vavilov, Ave María Caccini ............................... 12:57

 

Interpretación en conjunto (con participación de Armen Antonian)

Vavilov, Ave María Caccini ................................ 07:00
Bach, Aria de la 3 suite para orquesta ............... 05:12
Mozart, Larghetto ............................................... 13:24

(del Concerto para piano n.º 27)
Beethoven, Andante cantabile ............................ 17:18

(de la Sinfonía n.º 5)
Antonian, Misht miasin ...................................... 05:11

(en memoria de las víctimas del genocidio)


Armen Antonian (violonchelo). Piano: Juan de San Grial y Teo Leonov